5.6.10

Y pues sí, también está el talento

Es cierto que también está el talento, eso no hay que negarlo. La capacidad creativa del ser humano siempre nos va a sorprender. Conozco dibujantes muy talentosos, no mencionaré nombres, pero también profundamente ignorantes. Se pueden hacer obras conmovedoras también desde la ignorancia supina, he conocido dibujantes notables, con éxito económico y mediático y que, como Fox, presumen no leer... o presumían.

No digo que no sea posible generar trabajos de calidad sin cultura: es posible. Sin embargo, como sociedad, como conjunto, dejar que exista esta gente de manera fortuita nos deja atenidos a que tengamos dibujantes a la mano si los caprichos de la genética así lo dictan. La lógica nos dice que hay otra gente, la más, por cierto, que dibuja más o menos, que tiene un talento promedio, y que si se le empuja con una buena formación se puede lograr una buena cantidad de gente dedicada a elaborar imágenes de muy buena calidad.

Hace unos años ayudé a una amiga a hacer una investigación acerca de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. En 1955 el tronco común de enseñanza de La Esmeralda incluía botánica, zoología y matemáticas.

En lo personal, las escuelas de arte al relajar su exigencia académica en aras de una "libertad" que no entiendo, solo han logrado convertirse en refugio de gente que huye de las ciencias exactas y trata de prolongar su estancia en las escuelas para seguir gozando de la manutención paterna. Las actividades creativas no son tomadas en serio, solo son un pretexto para prolongar la estancia en la placenta escolar y no salir a la calle a confontar los conocimientos para aplicarlos en la vida. Existen varias materias que han sido hechas de lado por los docentes y que considero fundamentales para desarrollar al comunicador visual.

Si yo fuera Presidente...

:P

Siempre me quedé con la espinita de ir a la escuela. Luego, cuando ví lo que enseñaban en la escuela, corregí:

Me hubiera gustado ir a una BUENA escuela.

Me hubiera gustado dos primeros años en dónde se impartieran las siguientes materias:

1. Geometría analítica y trigonometría aplicada.

Es una vergüenza ver la manera como planifican los muralistas de hoy en día sus líneas de composición. Vayan al edificio del Seguro Social que está en Reforma, casi enfrente del bilé, perdón: de la Torre Mayor. Entren al vestíbulo. Vean el mural de Jorge González Camarena y observen cómo se usa la perspectiva integrada al espacio arquitectónico.

Cuando me salí de la escuela entré a trabajar de obrero. Cadenero. No, no era de los cretinos que están a la entrada de los antros. El cadenero es el ayudante de topógrafo. Como estaba "recién salido" de la Vocacional y tenía la trigonometría al pedo me encargaron marcar los puntos para arrancar unos muros. El problema es que los puntos quedaban debajo de una montaña de varillas y materiales que era imposible mover sin una grúa. No supe cómo resolver la encomienda. Cuando llegó El Cuervo, el jefe de la brigada que me había dado la chamba y que solo había estudiado hasta 6o. año de primaria y vió que no supe cómo actuar, solo movió la cabeza. Localizó un par de ejes, colocó el teodolito en un cruce de ejes, sacó su pequeña calculadora Casio de las que se compran en el metro y sus tablas matemáticas, realizó algunas operaciones y con el teodolito, hilos y plomadas marcó los puntos de referencia para que los obreros localizaran los puntos cuando los materiales fueran removidos. El Cuervo no me dijo más que "con razón ya no seguiste la escuela". No le expliqué que de todas formas en la escuela no te enseñan ésto que acababa de presenciar: trigonometría aplicada. Es posible determinar múltiples puntos de fuga sobre un muro circular tomando en cuenta la posición del espectador a partir de cálculos trigonométricos.

2. Dibujo técnico.

Desde la Secundaria llevé Dibujo Técnico, mi Profesora María Antonieta Nieto, además de ser de las profesoras más guapas y de piernas mejor torneadas, usuaria de los mejores escotes del universo y tener el más sublime par de tetas, también era una mujer de una disciplina implacable: corrigiendo con sus dos escuadras nunca hubo una lámina de 10, si acaso de 9 y fueron un par en todo el grupo a lo largo de los 3 años de taller de Dibujo Técnico. Después en la Vocacional seguí llevando Dibujo Técnico Industrial: los profesores eran muy barcos y María Antonieta, mi ángel implacable había hecho de mí una fiera de las escuadras y el compás de precisión Mendoza. Fue la única materia que pasé con 10 hasta el segundo semestre. Después decidí ya no estudiar, pero aprendí a sacar dinero de la hueva de los demás: llegué a hacer hasta tres carpetas de láminas en un mes para que otros alumnos las presentaran como propias en el exámen extraordinario, a 50 pesos cada carpeta. ¡Tienes una letra muy bonita!, ¡qué padre diagrama!, ¡qué ordenadita tu libreta de apuntes!. ¡A huevo! María Antonieta nunca me dió un 9, lo más alto que dí con ella fue 8... y me hizo un veradero predador en el dibujo a mano alzada.

¿Qué será de María Antonieta?


3. El método de Betty Edwards.

Hay gente que rechaza, desdeña o de plano le caga este método. En lo personal, lo poco que tomé de el cursito en los talleres abiertos de la Academia de San Carlos hasta la fecha me sigue sirviendo. Desde el punto de vista neurológico me parece un método interesante al intentar estimular el lado derecho del cerebro... no sé, me imagino que algo ha de resultar de eso.


4. Historia y teoría del arte.

Pero de a deveras, duro y a la cabeza, desde el arte antiguo, privilegiando el arte mesoamericano, precortesiano y postcortesiano, y con un enfoque al arte occidental que tienda no a privilegiar a una corriente nada más, sino que comprenda a todas las corrientes y vanguardias como parte de una suma histórica. Otra característica que me gustaría para la enseñanza de la historia y teoría del arte es ligar los procesos creativos con el momento tecnológico, económico, religioso y social de cada pueblo. Desde luego, todo tratado con la perspectiva de economía periférica, como meros recipientes de las tendencias de las metrópolis; ésto con el afán de encontrar la necesidad de incorporar y crear, más que de imitar.


5. Apreciación estética en música, literatura y artes visuales.

Esto debe ser de cajón. ¿Debo explicar por qué?

Hay gente que se resiste a uniformar los juicios críticos. Me parece bien eso de cultivar la diversidad, pero afuera de las aulas. Dentro no. Creo que tampoco hay que tener miedo de ello, de lo que hay que estar seguros es que los juicios críticos uniformados por la academia deben estar bien documentados y sustentados para formar un bloque de conocimientos difícil de derribar, de esa manera cuando haya un outsider, un renegado que se salga de la escuela y se fije como propósito derribar los mitos académicos, también se verá precisado a ser más exigente consigo mismo en sus planteamientos. Aunque la academia no lo contempla, la calidad de su cuerpo teórico determina la calidad de sus rebeldes. Nunca tendremos grandes rebeldes con instituciones guangas y alcahuetas.

Y esa es mi escuela ideal, más o menos. Al menos en la parte teórica, en la práctica pues nada: que me pusieran a trabajar como energúmeno, a dibujar y a dibujar hasta arrepentirme de haber nacido con éste "don" y poner a prueba mi vocación y convencimiento. Por otro lado, si yo fuera Profesor de Diseño Gráfico no permitiría el pase a nadie sin tres requisitos básicos:

1. Haberse dado de alta en Hacienda.
2. Haber diseñado sus propios recibos de honorarios.
3. Aparecer en Google, tener una página web propia y/o blog con carpeta online, tener tarjetas de presentación y celular.

Desde luego, cada examen sería posible de aplicar a cambio de un solo requisito:
Presentar un trabajo, hecho para un cliente real, facturado y cobrado.

El requisito se cubre presentando:
El trabajo.
Copia del recibo emitido al cliente.
Copia del cheque cobrado o depósito bancario en cuenta a nombre del alumno.

En caso de presentar el celular y tarjetas:
Factura del teléfono y tarjetas de presentación con fecha posterior al cobro del trabajo.

Nada de que el material se los compra mamá ni nada de eso.
A la chingada las mamadas de la tesis y del servicio social que no sirven pa'un carajo.


¿Cómo la ven?
¿Alguien iría a la escuela a buscar novi@ y hacer como que estudia para que sus padres no lo pongan a trabajar?




.

Addendum

Una cosa que digo también en mis conferencias es que con lo que hay actualmente en internet se puede aprender a dibujar sin necesidad de ir a la escuela. Después de todo, lo que sigue haciendo falta es lo mismo desde El Renacimiento:
Autodisciplina


Ustedes píquenle al Google (en inglés, claro), y agreguen la palabra "tutorial".

9 comments:

César Mauricio Téllez Canales said...

Me encanta leer tu pasión.

"(...) Aunque la academia no lo contempla, la calidad de su cuerpo teórico determina la calidad de sus rebeldes. Nunca tendremos grandes rebeldes con instituciones guangas y alcahuetas."

Krizallidha said...

*0*

¿Donde me inscribo?

Krizallidha said...

Te comento: yo siempre he tenido ganas de aprender en serio y a lo bestia, sin embargo, siempre que me he inscrito a un taller me he salido decepcionada, harta y concluyendo que la mejor escuela soy yo misma; lo malo es que pues de pronto mi método es muchísimo más lento que si siguiera en una escuela…

limbocolectivo said...

ke chido.

Silvia said...

Está difícil! Voy pero no voy. En mi experiencia propia, la tesis sirvió para llenar esos huecos teóricos de semestres anteriores gracias a un buen asesor. El servicio social me mostró algunos de los modos para el/los formato/velocidad/variables de entrega a imprenta; y muy importante, que el gusto de lo "jefes" rompe valores semánticos y semióticos funcionales; eso es clave para moverte después, dejando a tu decisión ocasional, darles el avión o defenderte hasta con los pixeles...
Bien se lo dijo el jefe dei chico: "tu tienes el juicio, pero yo pago"... Pero ese, seguramente es otro tema que manejas chévere.
Saludos.

Blackpaco said...

Toda la introducción de este post es de lo más atinado que te he leído. Que he leído. Punto. Aplaudo y suscribo.

MafaldaMex said...
This comment has been removed by the author.
MafaldaMex said...

Completamente de acuerdo en parte donde dices que deberíamos tener trabajo profesional pagado antes de salir de la escuela. Está padre ser fregón en lo que haces, pero eso no te va a alimentar 3 veces al día. Desafortunadamente en mi caso tuve profesores de diseño que jamás habían realizado proyectos profesionales pagados, sólo se dedicaban a la docencia y pues así ¿cómo puedes aprender el lado comercial del diseño, la ilustración o la fotografía?

Rafa said...

También sería bueno que se enseñara desde la escuela a cobrar un trabajo